La epilepsia tiene un nuevo aliado: la mĂșsica đŸŽ” 💜

Escuchar tus canciones favoritas reduce la ansiedad. Los valses de Strauss y las polonesas de Chopin estimulan el pensamiento creativo. Y para el deporte? Enterate de mĂĄs beneficios de la mĂșsica! đŸŽ”â€‹

Compartimos un artĂ­culo de MuySaludable donde cuenta diversos estudios realizados sobre los beneficios de la mĂșsica para nuestro organismo :)


"La mĂșsica produce una gran variedad de cambios neurofisiolĂłgicos en nuestro organismo, muchos de los cuales todavĂ­a no se conocen con profundidad (desde hace tiempo se conoce el efecto positivo de la mĂșsica en el estado de ĂĄnimo a travĂ©s de la musicoterapia), y ahora se ha visto que puede ayudar a las personas que padecen epilepsia.


La mĂșsica suave y sosegada, la mĂșsica ambiental, por ejemplo, produce mĂĄs cantidad de sustancias que fortalecen el sistema inmunitario que el silencio, segĂșn un estudio de Charnetski y Brennan de 1998. Pero el efecto de los distintos tipos de mĂșsica varĂ­a. Se considera que la favorita de cada cual produce un impacto mayor, mientras que el ruido puede hacer descender dichas sustancias.


SegĂșn un estudio presentado en la Conferencia Anual de la Sociedad BritĂĄnica de PsicologĂ­a por Alexandra Lamont, escuchar tus canciones favoritas cuando practicas un deporte competitivo mejora tu rendimiento y favorece la motivaciĂłn para entrenar.


Pero la mĂșsica es capaz de obrar muchos mĂĄs cambios, tal y como indica el neurĂłlogo Anthony Smith en su libro La mente:

Aparentemente, la mĂșsica puede: incrementar el metabolismo del organismo, alterar la energĂ­a muscular, acelerar la frecuencia respiratoria y convertirla en menos regular, reducir el umbral para diversos estĂ­mulos sensoriales, afectar a la presiĂłn arterial, y con ello a la circulaciĂłn sanguĂ­nea.


La mĂșsica tambiĂ©n aporta grandes beneficios a nivel sanitario. SegĂșn un estudio de la Universidad Estatal de Ohio, escuchar sus piezas de mĂșsica conocidas o favoritas reduce los niveles de ansiedad de los pacientes de la UCI.

Otra investigaciĂłn publicada en The Journal of Surgery Cardiothoraic concluye que escuchar mĂșsica clĂĄsica u Ăłpera tras un trasplante de corazĂłn reduce la ansiedad, el dolor y las nauseas.


La mĂșsica tambiĂ©n disminuye la ansiedad de los pacientes de cĂĄncer, tal y como han demostrado investigadores de la Universidad Drexel.


DespuĂ©s de un derrame cerebral la mĂșsica tambiĂ©n permite una mejor recuperaciĂłn, como tambiĂ©n se concluyĂł en un estudio publicado en 2008 en la revista Brain, que comparaba la memoria verbal de los pacientes que habĂ­an escuchado mĂșsica con la de aquellos que escuchaban audiolibros o que no escuchaban nada.


Ahora un nuevo estudio que ha sido publicado en la revista de la American Psychological Association sugiere, incluso, que la mĂșsica puede mejorar los tratamientos contra la epilepsia.


El sistema nervioso y la mĂșsica

La epilepsia es un trastorno cerebral en el cual una persona tiene crisis epilépticas repetidas durante un tiempo, es decir, episodios de actividad descontrolada y anormal de las neuronas que puede causar cambios en la atención o el comportamiento, como por ejemplo convulsiones repetitivas e impredecibles.

Dado que la corteza auditiva y estas convulsiones causadas por la epilepsia se originan en la misma zona del cerebro, el lóbulo temporal, los investigadores quisieron comprobar hasta qué punto el cerebro de los epilépticos reacciona de forma distinta a los estímulos musicales.


Tras comprobar el procesamiento musical de los cerebros de 21 participantes con y sin epilepsia mediante un electroencefalograma, registrando los patrones de ondas cerebrales mientras estos escuchaban periodos de silencio y periodos de piezas musicales como la sonata en Re mayor de Mozart o “My Favorite Things” de John Coltrane, descubrieron que los cerebros de las personas con epilepsia mostraban ondas cerebrales mĂĄs activas y, ademĂĄs, que se sincronizaban con la mĂșsica.


Tal y como explica Christine Charyton, del Centro MĂ©dico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio y lĂ­der del estudio:

Nos sorprendieron los resultados. Nuestra hipĂłtesis era que la mĂșsica serĂ­a procesada en el cerebro de manera diferente que el silencio, pero no sabĂ­amos si esto serĂ­a diferente para las personas con epilepsia. Creemos que la mĂșsica podrĂ­a ser utilizada para ayudar a las personas con epilepsia.

Este tipo de musicoterapia no podrå reemplazar los tratamientos actuales para la epilepsia, pero quizå ofrezca un nuevo método para usar junto a los tradicionales para contribuir a prevenir las convulsiones. Por el momento, habrå que esperar un tiempo hasta que estas conclusiones puedan articularse en alguna nueva terapia.

En España, el Día Nacional de la Epilepsia se celebra (a partir del 2006) el 24 de mayo. En el mundo, desde 2015, se ha instaurado el día 9 de febrero como el Día Internacional de la Epilepsia.


La musicoterapia, una vieja conocida

QuizĂĄs hayĂĄis oĂ­do hablar de la musicoterapia en otros escenarios o con otras indicaciones. Es lĂłgico, pues hace ya mucho tiempo que se estĂĄ empleando con niños, mayores, con discapacitados o con personas sin patologĂ­as, incluso, como ayuda a la socializaciĂłn, comunicaciĂłn, expresiĂłn corporal, etc. Y es que a la mĂșsica se le atribuye la capacidad de ayudar a desarrollar o potenciar la coordinaciĂłn motriz mediante el baile (el equilibrio, la marcha, etc.), al desarrollo de destrezas y medios de expresiĂłn corporales, de la locuciĂłn y la expresiĂłn oral a travĂ©s del canto y a controlar la respiraciĂłn, entre otras bondades.


De igual modo, a nivel social, ayuda a reforzar la autoestima y la personalidad a travĂ©s de los logros conseguidos, a liberar tensiones y estrĂ©s, a buscar un equilibrio personal a travĂ©s del ritmo, a modificar emociones segĂșn la mĂșsica que se estĂ© escuchando y a desarrollar capacidades del intelecto.

Algunos ejemplos sobre canciones concretas son: Las cuatro estaciones de Vivaldi resulta idóneo para despertar conexiones en el hemisferio cerebral izquierdo. Los valses de Strauss y las polonesas de Chopin estimulan el pensamiento creativo. Elvis Presley es ideal para el hipotålamo y sus emociones asociadas. Like a virgin de Madonna induce a la socialización y la simpatía. Cuando la psicóloga Paula Niedenthal, de la Universidad de Indiana, necesitaba que los sujetos de sus experimentos se sintieran felices, seleccionaban piezas de Vivaldi y Mozart. Cuando necesitaba que se sintieran tristes, escogía a Mahler o Rachmaninov. «Cuando escucho a Wagner, me entran ganas de invadir Polonia», llegó a decir Woody Allen con su particular sentido del humor.


Así pues, no nos extraña que pueda utilizarse como ayuda para las personas que sufren epilepsia como no nos extrañaría que en el futuro forme parte, cada vez, de mås tratamientos para mås enfermedades o trastornos."



BuscĂĄ tus auriculares y ponete a bailar!!

-------------

Referencias:

Sergio Parra, "La epilepsia tiene un nuevo aliado: la mĂșsica", Muy Saludable, http://muysaludable.sanitas.es/salud/la-epilepsia-tiene-un-nuevo-aliado-la-musica/